01/12/2022 , actualizado a las: 21:39

Obras en marcha desde el pasado mes de junio

Una joya vuelve a brillar en el corazón de la Mancha: así se está rehabilitando el histórico castillo de Consuegra

Comparte:
El pasado día 29 de junio se iniciaron las obras de Restauración y Consolidación del Castillo de Consuegra, cofinanciadas por el Excmo. Ayuntamiento de Consuegra y el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana dentro del Programa de Conservación del Patrimonio Histórico Español (1,5% cultural). Las obras, que se prolongarán hasta finales de primavera, están siendo realizadas por la empresa adjudicataria UMC Construcción, bajo la dirección técnica de los arquitectos D. Rubén Casanova Fernández y D. Orencio Verbo Sánchez, redactores del proyecto, y con la supervisión arqueológica de D. Rafael Caballero García.

Desde manchainformacion.com nos hemos puesto en contacto tanto con Casanova Verbo Arquitectos como con Rafael Caballero García, arqueólogo dentro de la Dirección Facultativa de la rehabilitación del Castillo de Consuegra, para que nos ofrezcan más detalles del amplio proceso de rehabilitación de esta joya del corazón de la Mancha.

ASÍ SURGE LA REHABILITACIÓN DEL CASTILLO

Rubén Casanova y Orencio Verbo, los dos arquitectos encargados del proyecto y la dirección, explican a este medio que, desde el año 1965 que se iniciaron los primeros trabajos de desescombro hasta la fecha, “se han llevado a cabo numerosas intervenciones de restauración y mantenimiento del castillo, tratándose de actuaciones puntuales que daban soluciones a las diferentes zonas a restaurar en cada fase”. En el año 2018, el Ayuntamiento de Consuegra encargó la redacción un plan de actuaciones director con la pretensión de abarcar el castillo en su conjunto, sirviendo de base para su estrategia de conservación a largo plazo.

Las actuaciones recogidas “afectarán a la mayor parte de las zonas del castillo, por lo que si se llevaran a cabo todos los trabajos de forma conjunta se interferiría en el uso de éste y en la regularidad y recorridos de visitas, afectando negativamente a su explotación”, exponen los arquitectos. Para poder acometer las obras de restauración y consolidación del castillo de Consuegra “el plan de actuaciones director reparte los trabajos en varias fases, a fin de asegurar la no interferencia en el uso y visitas del monumento y facilitar la acometida de las obras a nivel económico”.

EL PROCESO DE REHABILITACIÓN



Actualmente se está llevando a cabo la primera fase, que recoge una partida importante de trabajos de arqueología y estudios de paramentos murarios, trabajos de consolidación en el exterior de los lienzos que delimitan el tercer recinto amurallado, finalización del torreón norte y habilitación de uno de los pasos de ronda interiores situado en la esquina noroeste. “Por el momento, las obras a realizar son las correspondientes a la primera fase del proyecto, quedando pendiente la redacción de los proyectos de las correspondientes fases, que serán condicionadas por los resultados obtenidos en los estudios realizados en la fase actual”, explican los arquitectos.

Rafael Caballero García, arqueólogo y miembro de la empresa Novas Arqueología, explica que en esta primera fase se está limpiando de broza el perímetro exterior, limpiando humedades, y revocándose las juntas -las piedras más sueltas, se están volviendo a juntar con mortero de cal y arena o argamasa-. Se ha quitado algo de cemento que había dañado mucho, y que era el causante de las humedades en la cara norte. Está terminada la cara norte y la cara oeste del perímetro exterior.

Se está realizando desde el mes de septiembre: “En verano se empezó con la fase de sondeos arqueológicos, que se hicieron 22; en septiembre se pusieron los andamios y se empezó a limpiar la muralla. En todo momento se están respetando los morteros históricos y nos hemos encontrado que hay mucho cemento en algunas zonas, y al ir quitando el cemento, es más lento. Ese cemento se echó hace cuarenta años y se creyó que era bueno, pero todo lo contrario, ha sido el causante de las humedades.

MÁS SOBRE LAS FASES



¿Cuánto tardará y cómo será financiado? “La fase 1 se prolongará durante diez meses, estando prevista su finalización a finales del mes de mayo del presente año. Las obras están cofinanciadas por el Excmo. Ayuntamiento de Consuegra y el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana dentro del Programa de Conservación del Patrimonio Histórico Español (1,5% cultural)”, expone Rubén Casanova.

¿Qué implicación tienen cada una de las Administraciones en él? “En este caso, la redacción del proyecto parte de una iniciativa del Ayuntamiento de Consuegra, con la finalidad de presentarse a la convocatoria de ayudas del 1,5% cultural de junio de 2018”, añade Casanova.

Desde el año 2013, el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana determinó que el 1,5% del presupuesto de contratos de obras públicas sea destinado a la conservación o enriquecimiento del Patrimonio Histórico Español, convirtiendo las ayudas de 1,5% cultural una de las principales fuentes de financiación para la conservación y enriquecimiento del Patrimonio Histórico. En el año 2019 se aprobó la restauración del Castillo de Consuegra (fase1), para la que el Ministerio aporta el 70% del presupuesto total de la actuación que asciende a 316.158,29 euros.

Sobre qué problemas fundamentales os habéis encontrado, Casanova expone que “para poder iniciar la redacción de proyecto nos encontramos con que los planos preexistentes eran deficientes y no abarcaban el castillo en su conjunto, por lo que fue necesaria la realización de un levantamiento planimétrico actualizado por plantas. Este fue nuestro primer desafío que tuvimos, siendo un trabajo imprescindible para el estudio y comprensión de las actuaciones a realizar”.

¿QUÉ PROBLEMAS ESTRUCTURALES PODRÍA TENER EL CASTILLO SI NO SE ACTÚA EN ÉL



Sobre los problemas estructurales podría tener próximamente si no se actúa en él, los arquitectos son claros: “Los desprendimientos de mampuestos en las fábricas por el desgaste de las juntas de mortero y presencia de vegetación intrusiva pueden provocar el colapso de algunas de la estructuras murarias, siendo urgente la revisión de los mismos y la realización de los correspondientes trabajos de consolidación”, defienden. Por tanto, los trabajos de manteamiento en los inmuebles históricos son fundamentales, evitando su deterioro.

Y, por último, le hacemos una pregunta fundamental: ¿Qué responsabilidad tiene esta generación para preservar nuestro patrimonio, en particular en el caso del Castillo de Consuegra? “El patrimonio cultural, y en concreto el arquitectónico, lo entendemos como la herencia propia del pasado de una comunidad, con la que se vive en la actualidad y se trasmite a las generaciones futuras. La preservación del Patrimonio Histórico es una labor social inherente en la dedicación del arquitecto y de la cual nos sentimos parte activa”, añaden los arquitectos.

De igual forma, “su conservación es una responsabilidad de todos, debiendo velar por su integridad con el correcto uso del mismo”, exponen. “Las Administraciones Públicas Superiores tienen un papel importantísimo, debiendo apoyar económicamente mediante ayudas y subvenciones los proyectos de conservación, siendo en la mayoría de los casos inviables de llevar a cabo por los ayuntamientos o entidades locales, pudiendo ayudar a la regeneración del tejido turístico de las zonas rurales que cuentan con medios limitados”, concluyen.

Por último, Caballero también da su punto de vista: “Si no lo cuidamos hoy, las futuras generaciones no lo van a conocer. Todos los elementos patrimoniales tenemos que cuidarlos para que nuestros nietos los conozcan, cueste lo que cueste. Si no, solamente les llegará por fotos. Y ellos lo deben disfrutar, y para ello hay que invertir”.

BREVES APUNTES SOBRE LA HISTORIA DEL CASTILLO



Según explica Caballero, “con los estudios preliminares que estamos haciendo, parece que hay una fase islámica importante, de época califal y taifa, y sobre esa fase, la Orden de San Juan se cimenta, y va modificando poco a poco el castillo. Hay por tanto una base del siglo X, en el siglo XIII se modifica, en el XV también y en el XVII y XVIII llega la decadencia: se va hundiendo poco a poco y llega al siglo XX casi en ruinas.